Categorías
Internacional

Sudáfrica: la burocracia sindical traiciona la huelga metalúrgica que golpeaba a los empresarios

  • El jueves, el Sindicato Nacional de Trabajadores del Metal de Sudáfrica (NUMSA) canceló una importante huelga de al menos 155.000 trabajadores justo cuando empezaba a golpear a los empresarios.

El jueves, el Sindicato Nacional de Trabajadores del Metal de Sudáfrica (NUMSA) canceló una importante huelga de 155.000 trabajadores. Se prevé que los trabajadores vuelvan al trabajo el lunes, después de que el NUMSA aceptara una oferta salarial de tres años de la Federación de Industrias del Acero y la Ingeniería del Sur de África (SEIFSA), una asociación patronal que representa a los empresarios de las industrias metalúrgicas y de ingeniería.

Desde el 5 de octubre, los metalúrgicos están en huelga en demanda de mayores salarios, en una acción que ha bloqueado la cadena de suministro de piezas para automóviles y accesorios fabricados en Sudáfrica. En el transcurso de la huelga, los trabajadores recibieron disparos de la policía y de guardias de seguridad privados. A principios de mes, los 16.000 miembros del Sindicato de Trabajadores del Metal y la Electricidad de Sudáfrica (MEWUSA) también se sumaron a los piquetes. En conjunto, la huelga ha costado a los miembros del NUMSA unos 300 millones de rands (20,5 millones de dólares) en ingresos.

Obligados por la dirección del sindicato a aceptar un mísero acuerdo, se espera que los trabajadores en huelga vuelvan al trabajo el lunes, mientras que la dirección del sindicato y de la empresa pueden celebrar «una sólida asociación… entre las empresas y los trabajadores», como dijo el director general de SEIFSA, Lucio Trentini, en un comunicado de prensa.

El secretario general del NUMSA, Irvin Jim, aceptó el nuevo contrato, que incluye aumentos salariales del 6% sobre las tarifas salariales programadas para los tres años. Los trabajadores de categorías superiores recibirán un aumento de entre el 5% y el 5,5% sobre sus salarios previstos.

El sindicato rechazó previamente una oferta salarial aún más baja, pero el acuerdo actual sigue siendo significativamente inferior a la demanda original de un aumento salarial del 8 % en general en el primer año del contrato, y un aumento igual a la tasa de inflación más el 2 % en los dos años siguientes. La inflación anual de Sudáfrica se sitúa actualmente en torno al 5%.

Aunque las reivindicaciones originales de los trabajadores incluían una escala salarial basada en la inflación, el acuerdo alcanzado por el NUMSA sólo incluye tarifas fijas. Si la tendencia de las tasas de inflación sudafricanas continúa al alza, los trabajadores verán seguramente caer sus salarios reales.

No es de extrañar que la patronal, a través de SEIFSA, lo califique de «acuerdo histórico» y celebre el regreso al trabajo sin tener que conceder aumentos salariales que estarían sujetos a las fluctuaciones de la economía.

La rueda de prensa del secretario general del NUMSA, celebrada el jueves, estuvo llena de retórica revolucionaria, ocultando el cinismo y la traición de la burocracia sindical a los huelguistas. A pesar de haber rechazado ya la misma oferta unos días antes, Jim anunció: «Hemos decidido aceptar el actual 6 por ciento sobre el mínimo a pesar de nuestra clara exigencia de que debe darse sobre las tarifas reales. Hemos tomado la decisión consciente de que, como sindicato, transigiremos y aceptaremos la actual oferta de SEIFSA».

Si bien Jim denunció la explotación patronal, está claro que los intereses de los dirigentes sindicales y de los capitalistas están estrechamente alineados. El presidente de Sudáfrica, Cyril Ramaphosa, un empresario multimillonario, fue anteriormente el líder del Sindicato Nacional de Mineros (NUM).

La huelga causó grandes problemas al sector de la fabricación de automóviles en Sudáfrica, que ha tardado en recuperarse de los impactos económicos de la actual crisis de covid. Según el director general de SEIFSA, Lucio Trentini, las empresas afectadas perdieron 600 millones de rands (41 millones de dólares) debido a la huelga. La principal planta de montaje de vehículos de BMW en Sudáfrica perdió la producción de unos 700 vehículos.

La industria automovilística representa el 5% del PIB sudafricano y, en general, las industrias del acero y el metal representan el 8%.

Justo cuando el paro empezaba a tener un impacto real en los beneficios capitalistas, la dirección del sindicato capituló y aceptó menos de lo que exigían los huelguistas. Ahora, los empresarios pueden evitar una crisis potencial que habría ejercido una presión real para aceptar las demandas de los trabajadores.

Mientras las economías mundiales se recuperan de las pérdidas relacionadas con la pandemia, los capitalistas siguen obteniendo beneficios a costa de los trabajadores, que han mantenido la producción durante la crisis. Los trabajadores de todo el mundo reconocen una vez más su posición estratégica en la cadena de producción capitalista y exigen mayores salarios y mejores condiciones de trabajo.

Estas huelgas en Sudáfrica están relacionadas con una ola mundial de lucha de clases que está empezando a crecer. En Estados Unidos, las huelgas en multitud de industrias han reavivado la lucha obrera y han mostrado el potencial de la clase trabajadora; hace sólo unos días, medio millón de trabajadores de Corea del Sur participaron en una huelga general de un día. Los trabajadores exigen el fin de las condiciones de trabajo agotadoras, las escasas protecciones, los horarios interminables y los salarios miserables.

Los trabajadores no pueden confiar en que la burocracia sindical luche hasta el final por sus reivindicaciones, como demuestra la capitulación de la dirección del NUMSA. Pero eso no significa que los trabajadores deban perder la esperanza, o que no haya otro camino a seguir. Las bases han demostrado su empuje para continuar la lucha sin capitular. Lo que necesitan los sindicatos -desde Lancaster, Pennsylvania, donde los trabajadores de Kellogg están en huelga, hasta Johannesburgo- es una dirección desde las bases y una auténtica democracia sindical y obrera.

El artículo original fue publicado en Left Voice. Por Emma Lee

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s