Categorías
Noticias

La banca gana, los trabajadores pierden

  • La banca se rescata con dinero público, pero el capital se fusiona entre lo privado.
  • La plantilla de Bankia se lleva la peor parte de la fusión con CaixaBank: sueldos más bajos y despidos más baratos
  • CaixaBank-Bankia: despidos desde 50 años para reducir 8.000 empleados

Bankia fue rescatada por el Estado en la anterior crisis económica. De la fusión de Bankia y Caixa Bank nace un banco más poderoso y competitivo. Ahora es mucho mayor, así que el Estado reduce su participación pasando de un 60%  a un 14% de las acciones del nuevo monstruo financiero. Esto supone una perdida de control en las decisiones de la entidad bancaria. Eso sí, a cambio las ganancias serán mayores.

CaixaBank-Bankia tendrá que reducir la edad de los trabajadores despedidos al umbral de los 50 años para poder recortar su plantilla en unos 8.000 trabajadores, que es la cifra que se está barajando por los equipos que negocian en estos momentos la operación de fusión de ambas entidades con el fin de disminuir los costes operativos.

El nacimiento del primer banco del país -y décimo europeo-, que cuenta con una de las mayores redes comerciales en España -sumando más que el Santander y BBVA juntos- con 6.727 oficinas repartidas por todo el territorio nacional (CABK 4.460 y BKIA 2.267). Y, según los analistas de Barclays, casi una cuarta parte comparte el mismo código postal. Un auténtico solapamiento para la nueva ‘CaixaBankia’ principalmente en Madrid, Cataluña, Comunitat Valenciana, Murcia y una parte de Andalucía.

Será la plantilla de BANKIA la peor parada porque los despidos serán más baratos y los sueldos más bajos, según han informado diversas fuentes sindicales. Además, el banco presidido por José Ignacio Goirigolzarri cuenta con una mayor masa laboral -y más en lo que se refiere a edades avanzadas- frente a la presidida por Jordi Gual.

El último ERE que anunció CaixaBank en la primavera del pasado año -afectando finalmente a 2.023 trabajadores- se saldó con unas condiciones económicas más ventajosas que el de Bankia comunicado en el invierno de 2018 sobre 2.000 empleados.

Fuentes sindicales próximas a la entidad controlada por el FROB entienden que el Estado debe velar por defender la posición de los trabajadores -tanto los que se queden como los que salgan- “de una forma equitativa y equilibrada”. Y para ello recuerdan lo que les pasó a los que venían de Banco de Valencia, cuando pasó a manos de CaixaBank. “Quedaron desplazados -incluyendo los innecesarios cambios fuera de la Comunitat Valenciana- y no recibieron las mismas condiciones que el resto. Por no hablar de la escasez de puestos directivos -tanto en la cúpula de la entidad como en lo que se refiere a la dirección de oficinas- dentro el organigrama de CABK”.

Ver: Denuncian que la fusión de Bankia y CaixaBank creará un oligopolio bancario

Reclaman garantías para la plantilla y criterios laborales responsables ante la fusión CaixaBank-Bankia