Categorías
trabajo

LM Wind Power quiere 393 despidos

Ni la manifestación, ni las dos primeras jornadas de huelga, ni la huelga general de cinco días iniciada en la noche del domingo, ni la presión social, ni el ofrecimiento de la Junta de Castilla y León de hacerse cargo del coste de un expediente de regulación temporal de empleo que supla el despido de 393 trabajadores. La dirección de la factoría de palas eólicas de LM Wind Power se enroca en el despido colectivo sin dar margen alguno a cualquiera otra opción. La hoja de ruta está marcada desde que se presentó el expediente y, seis reuniones de negociación después, se mantienen como al inicio. Al menos esto es lo que denuncia el comité de empresa, que ha calificado de “vergonzante” la actitud de la dirección en el último encuentro entre las partes celebrado esta misma tarde.

No quieren negociar, no aportan documentación justificativa, no valoran ninguna de las propuestas de la parte social y, por supuesto, ningunean la propuesta de la Administración autonómica”, ha denunciado el presidente del comité, Gabriel Garnelo, al término de la reunión que comenzó a las 16.00 horas. Hoy será la última. “Hemos realizado una propuesta con más de 20 puntos de negociación y la compañía se limita a negarlos o a no valorarlos. Además, ni siquiera ofrecen ninguna garantía documental de la viabilidad de la planta a futuro. Ni existe ni quieren un compromiso de futuro”, aseguró el portavoz de los más de mil trabajadores de la fábrica ubicada en el polígono industrial de La Llanada, en Santo Tomás de las Ollas. Todos han secundado la huelga que comenzó con el turno de las 22.00 horas de domingo y se extenderá hasta el viernes. Se corta el acceso a la instalaciones y los trabajadores también se han concentrado esta tarde a las puertas del lugar en el que se celebran las reuniones entre dirección y comité, en La Martina.

También criticó el comité de empresa que las palabras de la Junta de Castilla y León no vayan acompañadas de acciones, en relación a la solicitud realizada para que la Administración autonómica participara en las negociaciones de manera presencial. ” No hemos tenido ningún contacto con los representantes autonómicos desde que hemos solicitado su mediación”, aseguró Garnelo. “Tal vez el problema no sea tan grave como para que tengan que interrumpir sus vacaciones o, tal vez, la localización en el mapa de la empresa, en el Bierzo, tan lejos de la capital autonómica, no merezca ningún esfuerzo para nuestros políticos”, añadió.

El presidente del comité de empresa también se pronunció sobre las declaraciones de la ministra de Industria, en las que aseguró que la competencia era de la Junta de Castilla y León. “Desconocemos cuál es la posición del Gobierno de España para la defensa de los puestos de trabajo de LM”, dijo Gabriel Garnelo, asegurando “no percibir el compromiso necesario con la comarca del Bierzo. Al menos, no el que tendrían si la fábrica estuviera situada en otras provincias o comunidades autónomas”.