Categorías
Comunicado Sindical

“El salario anual de las mujeres debería incrementarse un 27% para equipararse al de los hombres”

La brecha salarial existe y CCOO lo ha cuantificado: Los salarios medios de las mujeres son inferiores a los de los hombres por igual trabajo o trabajo de igual valor, de manera que el salario medio de las mujeres debe incrementarse un 27% para equipararse al salario medio de los hombres. Es una realidad que se repite en todas las comunidades autónomas, en todos los tramos de edad, sectores y ocupaciones, según han asegurado durante la presentación del Informe “Las cuentas claras para romper la brecha salarial” la secretaria de Mujeres e Igualdad de CCOO, Elena Blasco Martín, y el secretario general de CCOO, Unai Sordo. “Las mujeres ocupan mayoritariamente los empleos temporales, a tiempo parcial, en los sectores y los puestos de trabajo con los salarios más bajos”, recalcaron.

CCOO ha presentado esta mañana en rueda de prensa el informe “Las cuentas claras para romper la brecha salarial”, anticipándose en unos días al Día Internacional de la Igualdad salarial que se celebra el próximo 22 de febrero, con el que además de identificar los factores causantes de la brecha salarial y proponer soluciones el sindicato quiere, en palabras de Unai Sordo, “combatir el negacionismo sobre la propia existencia de la brecha salarial”. 

“La brecha salarial existe, es una injusticia manifiesta, que castiga económicamente a las mujeres por estar expuestas a las discriminaciones y barreras de género que persisten, que castiga a las mujeres en el presente a salarios más bajos y en el futuro a prestaciones y pensiones más bajas”, según denunció la secretaria de Mujeres e Igualdad de CCOO.

“En nuestro país, de media general, las mujeres ganan 5.726€ menos que los hombres al año: 21.012 euros las mujeres por 26.738 euros de los hombres. Es decir, el salario medio de las mujeres debe incrementarse un 27% – en el ámbito de la UE la brecha salarial anual es del 24% – para equipararse al salario medio de los hombres”, señaló. 

Tanto Elena Blasco como Unai Sordo hicieron hincapié en que la brecha salarial se debe a múltiples factores. “Las mujeres ocupan los empleos temporales, a tiempo parcial, los sectores y los puestos de trabajo con los salarios más bajos”. Es así, y no por casualidad. Como explicó Elena Blasco, la brecha salarial no solo expresa la existencia de diferentes ganancias entre mujeres y hombres, sino que también refleja las barreras todavía existentes que impiden la igualdad laboral. “A nadie se le escapa que la incorporación de las mujeres en el ámbito laboral no se ha realizado en condiciones de igualdad. Por un lado, las opciones laborales de las mujeres se han hecho de una forma incompleta, no alcanza a todas las mujeres ni a todas las actividades productivas, y por otro lado se mantiene los roles de género asignados a las mismas (cuidar, limpiar, atender, alimentar, educar, etc.). A esto se une la falta de conciliación, y corresponsabilidad que afecta de manera directa al desarrollo profesional de las mujeres”, especificó.

“Todos estos factores provocan que las mujeres tengamos menor y peor acceso al mercado laboral”, lo que se traduce en precariedad, discontinuidad de las carreras profesionales, segregación horizontal y vertical, etc.; desigualdades que originan al mismo tiempo enormes brechas en pensiones y en los sistemas de protección social”, incidió. 

La secretaria de Mujeres e Igualdad de CCOO puso en valor la realización de informes como el presentado hoy porque “Solo a partir de estos diagnósticos precisos se pueden poner en pie políticas justas, políticas que, en el caso que nos ocupa, han de ir orientadas a la consecución de la igualdad efectiva entre mujeres y hombres. De ahí el esfuerzo que, desde hace años, venimos haciendo en CCOO para presentar este informe de brecha salarial, cuyos resultados son demoledores y muy preocupantes, máxime en el actual escenario de incertidumbre por la pandemia”.

El informe “Cuentas claras para acabar con la brecha salarial”, del que destacó en su intervención las principales conclusiones la secretaria de Mujeres e Igualdad de CCOO, pone de manifiesto que la brecha salarial depende de factores como el sector en el que se trabaja, la ocupación, el tipo de contrato y la jornada. El caso de los contratos a tiempo parcial es especialmente llamativo al respecto: el 25% de las mujeres asalariadas trabaja con jornada a tiempo parcial, frente al 7% de los hombres. Entre las personas asalariadas con jornada a tiempo parcial el salario de las mujeres debería aumentar el 17% para llegar a equipararse al salario masculino. Una brecha mayor que la que existe a tiempo completo; en este caso, las mujeres deberían aumentar su salario el 12% para equipararse al masculino.

Para Unai Sordo, el trabajo a tiempo parcial, aunque mayoritariamente es involuntario, está relacionado con que las mujeres dedican más tiempo al cuidado de las personas. “Las mujeres ganan menos porque cuidan más a las personas, debido a que no hay servicios sociales públicos suficientes y de calidad”. “Reducir la brecha salarial precisa de más y mejores servicios de atención y dependencia a las personas para acabar con los roles de género asignados”, explicó.

Según concluyó la secretaria de Mujeres e Igualdad de CCOO, Elena Blasco, “actuar contra esa desigualdad hasta su total erradicación requiere de políticas, recursos y estrategias que actúen sobre los distintos aspectos de esa discriminación”, teniendo en cuenta que “la lucha contra la discriminación salarial, es la lucha por un empleo de calidad para mujeres y hombres; por la defensa de los servicios públicos, en su doble vertiente de generadores de cuidado y atención a las personas y de generadores de empleo, y contra los recortes económicos, sociales y de derechos laborales que incrementan las desigualdades y la pobreza”.