Categorías
Internacional

Sindicatos griegos se manifiestan contra los despidos en Kavala Oil

El 26 de febrero, tres sindicatos griegos organizaron una manifestación masiva y una marcha hacia el Parlamento en la Plaza Syntagma para protestar contra los despidos en Kavala Oil y otras plantas industriales.

La manifestación fue organizada por la Federación Panhelénica de Energía (PEF), la Federación Panhelénica de Trabajadores Metalúrgicos (POEM) y la Federación de Trabajadores de la Industria Química de Grecia (OEXBE). La PEF y la POEM.

Los sindicatos se manifestaron en contra del despido de 122 trabajadores en Kavala Oil, la reducción de personal en LARCO, la empresa estatal de producción de ferroníquel, y el creciente uso de contratos temporales en Kavala Fertilizers.

Kavala Oil explota el único yacimiento petrolífero de Grecia y es propiedad de Energean Oil and Gas, que cotiza en Londres. Como parte del Marco Temporal de la Unión Europea relativo a las medidas de ayuda estatal para apoyar y mantener el empleo durante la pandemia, la empresa recibió 100 millones de euros de ayuda por la COVID, dinero generado por los contribuyentes. La PEF y su afiliado, el Sindicato de Trabajadores del Petróleo de Kavala, apoyaron la propuesta de otorgar asistencia económica a la empresa con la condición de que se respeten los derechos de los trabajadores.

En cambio, en abril de 2021, la empresa lanzó un programa de reestructuración mediante el que despidió a 40 empleados y convirtió 40 puestos de trabajo permanentes en temporales. A su vez, anunció recortes por 6 millones de euros en salarios y bonificaciones.

Desde entonces ha despedido a más trabajadores, con un total de 122 hasta la fecha.

En 2021, industriAll Europe se comunicó con la Comisión Europea y un eurodiputado griego del sector de izquierda planteó el tema en el Parlamento Europeo. En diciembre, los trabajadores ocuparon las instalaciones. El 21 de diciembre, la policía antidisturbios interrumpió la ocupación y arrestó a 17 personas. No se presentaron cargos y los trabajadores fueron liberados. El 1 de enero, los trabajadores se declararon en huelga.

En la mañana previa a la manifestación, los presidentes de las federaciones y los sindicatos celebraron una reunión en el Parlamento griego con representantes de la izquierda radical (SΥRΙΖΑ), el Partido Comunista de Grecia (ΚΚΕ) y el Movimiento por el Cambio (KINAL) de centro-izquierda. Se plantearon cuestiones como los despidos, el uso de contratos precarios y el aumento de los precios de bienes esenciales y del gas, la electricidad y el petróleo.

El objetivo de los sindicatos era demostrar que los trabajadores son la base de estas industrias y no una carga para los empleadores y el Estado, así como también exigir que el gobierno proporcione soluciones.