Categorías
Internacional

Amazon intimidó a trabajadores para que no voten por el sindicato, pero la lucha sigue

Los trabajadores de Amazon en Alabama, Estados Unidos, dieron una primera gran batalla para tener su sindicato en esa empresa. En el inicio del recuento de los votos la opción por el NO supera en 2 a 1 al voto a favor. Este es el resultado de las medidas antisindicales e ilegales llevadas a cabo por Amazon y las leyes antisindicales impuestas por demócratas y republicanos.

Amazon intimidó a trabajadores para que no voten por el sindicato, pero la lucha sigue

Por Tatiana Cozzarelli

Al finalizar el primer día de conteo, los votos en contra de la sindicalización en la sede de Amazon de Bessemer, Alabama, lideraban a los votos a favor por un margen de casi 2-1. Con casi la mitad de los votos contados, esa ventaja será casi imposible de superar. El recuento de votos se reanuda el viernes por la mañana.
Desde el principio, la campaña de organización de los trabajadores fue como la historia de David y Goliat, de un lado Amazon (Goliat), que utilizó todos los mecanismos legales que tiene en su arsenal, junto con muchos recursos ilegales que el sindicato está impugnando, para evitar que los trabajadores votaran por el sindicato. Aproximadamente el 55 por ciento de los trabajadores de la empresa votaron, con 3.215 votos emitidos.

Amazon gastó más de 10,000 dólares por día en una épica campaña antisindical, para detener los esfuerzos de los trabajadores por su sindicalización. Los trabajadores de la sede de Bessemer fueron sometidos de innumerables reuniones antisindicales, cientos de mensajes de texto, amenazas y sobornos. Si bien había carteles antisindicales en los baños y reuniones antisindicales todos los días, no existían mecanismos mediante los cuales el sindicato tuviera ese tipo de acceso a los trabajadores.

Estas son medidas represivas e ilegales, motivo por el cual el sindicato está marcando estas faltas correctamente. El Sindicato de Tiendas Minoristas, Mayoristas y Departamentales (RWDSU, por sus siglas en inglés), que lidera los esfuerzos de organización en Bessemer, tiene toda la razón al impugnar estos resultados. Amazon engañó e intimidó a sus empleados para ganar este voto, y no se les debería permitir salirse con la suya.

El acoso antisindical de Amazon fue posible en parte porque la legislación laboral de EE. UU. Se encuentra categóricamente del lado del empleador y ofrece solo escasas protecciones para los trabajadores. Tres mil trabajadores de Amazon firmaron a favor del sindicato, y aún así, todavía no tienen sindicato. Esto se debe a que demócratas y republicanos han redactado y defendido leyes laborales que hacen que sea casi imposible sindicalizarse, porque gobiernan para los ricos y poderosos, para los Jeff Bezos del mundo que solo quieren aplastar todos los esfuerzos de sindicalización que puedan surgir.

Este es un resultado decepcionante, todos esperábamos que a pesar de las trampas y la intimidación, un número abrumador de trabajadores de Amazon votara por el sindicato. Pero todas las señales indican que eso simplemente no sucedió. Sin embargo, la lucha por ganar un sindicato en Amazon continúa.

Amazon es el segundo empleador privado más grande de los Estados Unidos, solo superado por Walmart. Ha luchado con uñas y dientes contra los esfuerzos de sindicalización, incluida la contratación de analistas de inteligencia para rastrear las “amenazas de organización laboral” y el espionaje de las interacciones de los empleados en grupos cerrados de Facebook. Han despedido a “alborotadores” como Chris Smalls e innumerables personas cuyos nombres no conocemos por hablar sobre las condiciones de trabajo en las sedes de Amazon.

En Bessemer, no solo abrumaron a los trabajadores con mensajes de texto y reuniones antisindicales, sino que instalaron un buzón fuera de Amazon, desafiando directamente un fallo de la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB). De hecho, intimidaron a la oficina de correos con innumerables correos electrónicos para que instalaran la caja. Este buzón, instalado en medio de la noche, fue fundamental para la estrategia antisindical de Amazon. Amazon quería que los empleados llevaran boletas al trabajo para que pudieran presionar y monitorear a los empleados para que votaran “no”. El buzón fue retirado inmediatamente después de las elecciones sindicales.

Además, Alabama se encuentra en un estado de “derecho al trabajo”(right to work), lo que permite que prolifere la propaganda antisindical con regularidad. De hecho, Alabama fue uno de los primeros estados antisindicales “derecho al trabajo”, desde 1953.

Este estado era un lugar poco probable para enfrentarse con éxito al Goliat de Amazon.

La lista de grandes derrotas para los sindicatos en el sur es larga y notoria: el voto sindical de Volkswagen en 2014 y 2019 en Tennessee y el voto sindical de Nissan en 2017 en Mississippi son solo dos ejemplos. Durante las últimas décadas, la industria manufacturera estadounidense ha migrado gradualmente hacia el sur porque estaba y sigue estando menos sindicalizada, y las grandes empresas han luchado con uñas y dientes para que siga así.

En Bessemer, un trabajador de esa sede dijo a los periodistas de Left Voice que los trabajadores más jóvenes de Amazon eran los más escépticos del sindicato. Es menos probable que estos trabajadores más jóvenes vean a Amazon como un trabajo a largo plazo y es más probable que comparen el salario mínimo de $ 15 de Amazon con el salario mínimo estatal de $ 7,25. Es menos probable que hayan tenido un trabajo sindicalizado y es más probable que también se dejen influir por las reuniones antisindicales. Como explicó un trabajador: “Muchos [de los trabajadores] todavía se encuentran en esa etapa muy impresionable. Tienen entre 18 y 19 años y así sucesivamente. No saben nada sobre un sindicato, así que [Amazon] puede darles de comer cualquier cosa y se lo comerán”.

Sin embargo, las condiciones de trabajo en los centros logísticos de Amazon son absolutamente aborrecibles. A los trabajadores se les asigna solo una cantidad mínima de “tiempo libre de la tarea” (TOT), un período en el que no están escaneando paquetes mecánicamente. Se realiza un seguimiento de cada movimiento y los trabajadores que caen por debajo de un “umbral de productividad” son disciplinados o despedidos. Algunos trabajadores incluso hacen pis en botellas para evitar meterse en problemas. Hay innumerables motivos para luchar por un sindicato.

Un juego arreglado a favor de la patronal

Las tasas de sindicalización entre los trabajadores del sector privado se redujeron drásticamente después de la ofensiva neoliberal que comenzó a fines de los años 70 y ahora se encuentran en un mínimo histórico de solo el 6 por ciento. Esto se debe en parte a las técnicas para acabar con los sindicatos como las que utiliza Amazon en Bessemer. Sin embargo, las bajas tasas de sindicalización no se corresponden con el gran pronunciamiento a favor de los sindicatos que existe entre los estadounidenses. Más del 60 por ciento de la población estadounidense aprueba los sindicatos, pero las tasas de sindicalización son muy bajas porque las leyes están en contra de los trabajadores.

Está claro que a la gran mayoría de los trabajadores estadounidenses, cuando se les da una oportunidad honesta, preferirían tener un sindicato. El problema es que, tanto el estado como las corporaciones, dificultan enormemente la conformación de sindicatos. Por un lado, los trabajadores necesitan ratificar un sindicato dos veces: la primera vez que inscriben a sus compañeros de trabajo para una petición sindical y luego, semanas después, los trabajadores deben certificar el sindicato. El tiempo prolongado que hay entre que la sindicalización toma estado público y realmente ratificar el sindicato les da a los jefes mucho tiempo para interferir con el proceso y contratar bufetes de abogados que se especializan en acabar con los sindicatos. Las represalias, la extorsión y la intimidación son todas de rigor. De hecho, es muy común que los sindicatos tengan un apoyo abrumador entre los trabajadores de un taller antes de salir públicamente, pero luego sean derrotados en la votación de certificación debido a estas técnicas para acabar con los sindicatos.

Y estas leyes no son solo el producto de administraciones republicanas conservadoras, tanto demócratas como republicanos sostienen estas leyes antisindicales. Barack Obama fue elegido con un fuerte apoyo sindical y con la promesa de aprobar la Ley de Libre Elección de los Empleados (EFCA). Eso habría facilitado significativamente la sindicalización: los trabajadores solo tendrían que ratificar el sindicato una vez firmando una tarjeta. Pero Obama, el entonces vicepresidente Joe Biden y la mayoría demócrata en el Congreso se negaron a tocarlo una vez en el cargo. Las reglas en torno a la sindicalización son un juego arreglado a favor de los patrones.

Una vez asumido el cargo, Biden ha emitido un miserable video diciendo que los trabajadores tienen derecho a sindicalizarse. La Ley PRO abordaría algunas, aunque no todas, de estas medidas antisindicales. Pero Biden no ha convertido en una prioridad impulsar esta Ley en sus primeros 100 días.

No hay sustituto para la base

El sindicato RWDSU logró que la campaña de sindicalización se convirtiera en un fenómeno nacional, el voto sindical más esperado a nivel nacional en los últimos años. Recibió solidaridad nacional e internacional y una gran cantidad de apoyo de la comunidad.

Pero la campaña de la RWDSU se centró en gran medida en ganar el apoyo de los políticos del Partido Demócrata: Bernie Sanders, Stacey Abrams, Nina Turner, entre otros. Tuvo eventos de alto perfil con estas importantes figuras nacionales, e incluso hizo cientos de letreros en el patio con Stacy Abrams como Rosie the Riveter. Pero las pancartas sindicales que muestran el apoyo de los políticos no sustituyen a una fuerte campaña de base arraigada en los trabajadores de base.

En este sentido, la dirección del sindicato RWDSU debería haber realizado una campaña de sindicalización más potente.

Durante las décadas del neoliberalismo, la tradición del sindicalismo militante se perdió y muchos burócratas sindicales han llevado a los sindicatos a convertirse en herramientas de los patrones para mantener a sus trabajadores bajo control. La construcción de un movimiento de trabajadores más combativo requiere la autoorganización de las bases. Eso significa organizarse fuera de la visión limitada de la dirección sindical burocrática. Significa construir poder desde el lugar de producción y tener reuniones sindicales masivas, asambleas de base y discusiones donde las y los trabajadores puedan expresar sus preocupaciones y tomar decisiones sobre cómo pelear contra la patronal; significa organizarse para que los trabajadores puedan hablarse entre sí, sin que los burócratas les digan lo que tienen que hacer. Significa darles la oportunidad de expresar sus preocupaciones y dudas entre ellos y, al hacerlo, demostrarles a los demás su fuerza y poder colectivos.

Desafortunadamente, en Amazon, no hubo medidas concretas para organizar a los trabajadores en asambleas de base para diseñar estrategias y decidir sobre la dirección y el futuro de la lucha. Left Voice pudo hablar con los trabajadores de Amazon a través de conexiones locales. Estos trabajadores dijeron que tenían poco o ningún contacto con el sindicato más allá de unos pocos mensajes de texto y una llamada telefónica. No pudieron discutir o decidir sobre los próximos pasos para el esfuerzo de sindicalización o discutir lo que un sindicato podría hacer por ellos. Este tipo de organización habría sido clave para rechazar las mentiras de los patrones.

Este fue un error fatal. La gran cobertura que tuvieron los intentos de sindicalización, la reunión con Biden, el apoyo de los demócratas no generaron un verdadero poder para que los trabajadores puedan superar los esquemas antisindicales de Amazon y el laberinto de leyes antisindicales que los hicieron posibles. No hay sustituto para la base. En otras luchas sindicales, cuando la base se ha involucrado y ha sido protagonista de la lucha, les ha ido mucho mejor. Tomemos a las docentes de West Virginia en 2018, que se organizaron a través de reuniones comunitarias y redes sociales para liderar una de las huelgas más importantes del siglo XXI, cerrando efectivamente todas las escuelas en el estado de West Virginia. No solo ganaron muchas de sus demandas, sino que inspiraron una ola de huelgas docentes en todo el país durante los próximos dos años.

Cuando los sindicatos son organizados de arriba hacia abajo, y liderados por burócratas dejan por fuera a los trabajadores

Algunas personas son escépticas respecto a los sindicatos no solo por la propaganda antisindical de Amazon, sino también porque su verticalismo ha resultado ineficaz. Left Voice habló con un trabajador que tuvo malas experiencias con el sindicato de UPS (correos) y tenía dudas sobre votar a favor del actual sindicato de Amazon. También hablamos con un miembro de la comunidad que anteriormente estaba sindicalizado y dijo: “Los sindicatos suenan bien, pero en realidad no hacen mucho”.
La cautela que los trabajadores tienen sobre los sindicatos no es completamente infundada, aunque está equivocada. Frente a los ataques de los patrones, los líderes sindicales capitularon y aceptaron la austeridad y no lucharon por mejores condiciones laborales en nombre de sus miembros. Los ataques a la clase trabajadora han pasado sin mucha resistencia.

El hecho de que los sindicatos puedan organizarse de arriba hacia abajo y negarse a organizar a los trabajadores de base para luchar por sus propios intereses no es una razón para renunciar a ellos, es una razón para luchar para mejorarlos. Para hacer esto, debemos trabajar para construir sindicatos militantes dirigidos por la base, independientes de los partidos capitalistas, que luchen por los intereses de los trabajadores y de toda la comunidad. Pero algunos trabajadores que han tenido malas experiencias con los sindicatos simplemente no ven esto como una posibilidad.

¿Cuáles deben ser los próximos pasos?

Las impugnaciones legales a los resultados probablemente se retrasarán en la NLRB (Junta Nacional de Relaciones Laborales) durante semanas. Por un lado, se están impugnando cientos de boletas, principalmente por Amazon.

Además, el sindicato RWDSU probablemente disputará la elección, y tienen razón al hacerlo. Amazon, después de todo, utilizó medidas ilegales para detener el esfuerzo de sindicalización. Si l sindicato presenta la petición para impugnar la elección, la NLRB tendría que programar una audiencia para decidir si los resultados deben ignorarse porque la empresa “creó una atmósfera de confusión o temor a represalias” para los trabajadores. Si eso sucede, la NLRB podría exigir que se realice una nueva votación de reconocimiento sindical.

Si se lleva a cabo una nueva votación, el sindicato no debería cometer el mismo error dos veces. Más de 500 trabajadores votaron a favor del sindicato. Todos los trabajadores conocen el tipo de acoso e intimidación que experimentaron. Los trabajadores de Amazon necesitan un movimiento activo para exigir que la NLRB convoque a una nueva elección, una en la que Amazon no pueda participar en todos sus actos de intimidación antisindical. Y con o sin sindicato, los trabajadores pueden y deben comenzar a luchar por mejores condiciones en su lugar de trabajo.

¿Podría ser este el comienzo de algo nuevo?

Hay un movimiento creciente entre los sindicatos y los grupos de izquierda en torno a la aprobación de la Ley PRO, que facilitaría la sindicalización de los trabajadores. Sin embargo, la lucha por la Ley PRO no comienza rogando a los políticos que la voten o votando a las personas adecuadas para el cargo. No hay sustituto para la base. Necesitamos un movimiento de masas, dirigido por trabajadores de base para aprobar la Ley PRO. Pero las leyes antisindicales son tan extensas que incluso aprobar la Ley PRO no es suficiente. Necesitamos un movimiento para derogar todas las leyes antisindicales actualmente en vigor y hacer que la sindicalización sea tan simple como firmar una tarjeta.

Además, es muy probable que mas sedes de Amazon intenten sindicalizarse. Los trabajadores de Amazon en Baltimore, Nueva Orleans, Portland, Denver y el sur de California se han comunicado con el sindicato minorista mayorista y de grandes almacenes (RWDSU) para sindicalizar sus propios lugares de trabajo. RWDSU dice que han escuchado a más de 1,000 trabajadores de Amazon en todo el país.
La Hermandad Internacional de Teamsters está presionando para sindicalizar a los trabajadores en las ubicaciones de Amazon en Grimes y Iowa City, Iowa. Los organizadores de la campaña han hablado con entre 400 y 500 trabajadores de Amazon en el área, que incluye la ubicación de una nueva instalación de 1,000 empleados en Bondurant, Iowa, que abrió en diciembre pasado.

Tal vez los trabajadores de Bessemer ya hayan conseguido rodar una piedra imparable, una que forzará la sindicalización de algunas de las sedes de Amazon.
¿Podría esta ola comenzar con una pérdida en Bessemer? ¿Será la derrota de Bessemer una nota al pie de la historia más amplia de la victoria de la sindicalización de Amazon? Después de todo, los trabajadores de Chicago realizaron una huelga en un centro de distribución de Amazon ayer.

Los trabajadores de Amazon de todo el país deberían ver esto como un primer intento. Uno para aprender lecciones e intentarlo de nuevo. Los sindicatos son armas valiosas para la clase trabajadora, pero deben ser dirigidos y organizados por la propia base.

Este artículo fue publicado originalmente en el sitio Left Voice.

Traducción: Gloria Grinberg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s