Categorías
Noticias

¿Quienes limpian los pupitres?, las limpiadoras denuncian

Reforzar la limpieza en las aulas, cuidar la ventilación, desinfectar los pupitres. Más lejía, más material desechable y más virucidas, siempre que formen parte del listado del Ministerio de Sanidad. Más material, más equipos de protección y hasta ozono. Las medidas para la vuelta al cole han concentrado la mirada en uno de los elementos que se ha demostrado clave durante la crisis del coronavirus: la limpieza. La atención a quienes se encargan de mantener las aulas limpias, sin embargo, ha sido desigual: los sindicatos señalan que muchas plantillas siguen igual y aunque algunas han experimentado refuerzos, las trabajadoras son las grandes olvidadas de la vuelta al cole.

En la Comunidad de Madrid los equipos directivos de cada centro podrán disponer de una ampliación del servicio de limpieza “con el fin de atender las necesidades de protección y de higiene del personal y alumnado”. Así lo señala el pliego de condiciones del contrato aprobado a principios de agosto mediante procedimiento de urgencia para reforzar la limpieza en los colegios de la comunidad. A este refuerzo, que incluye la extensión del horario de limpieza, han sido destinados 1,8 millones de euros. En Andalucía, el Plan de Acción en Educación para el curso 2020/21, con un presupuesto superior a los 600 millones de euros, incluye la ampliación del personal de limpieza con cerca de 1.600 trabajadores.

Dada la urgencia del momento, también los gobiernos municipales han movido ficha. El Ayuntamiento de Málaga, por su parte, ha puesto en marcha un plan de choque de limpieza y desinfección, incrementando en más de un 20% su presupuesto, entre los meses de septiembre y diciembre.

En València el refuerzo del servicio de limpieza y desinfección de los centros públicos ha supuesto una inversión de 1.600.000 euros y la contratación de un centenar de trabajadores. Según ha precisado Joan Ribó, el refuerzo se realizará en horario lectivo e irá en función del número de alumnos. En Elche (Alicante) el contrato de limpieza en los colegios se ha ampliado un 10% y en Valladolid también se ha trabajado por aumentar el presupuesto, con una partida extraordinaria de 60.000 euros mensuales.

El esfuerzo, a juicio de los sindicatos, tendría que ser homogéneo en todo el territorio, garantista y con vocación de permanencia.

El problema no parte de la situación actual, sino que se trata de una cuestión estructural vinculada al modelo en los centros educativos. En la mayoría de los centros hablamos de un servicio externalizado, son empresas privadas las que se encargan de la limpieza y esta circunstancia ha acelerado un deterioro en el tiempo, especialmente después de haber sido objeto de recortes, blanco de reducción de costes y de plantilla.

La vuelta al cole es también foco de conflicto en el seno de los colegios concertados. Lo explica María Jesús Pérez, limpiadora en este tipo de centros en la Comunidad de Madrid. “Las plantillas son muy ajustadas y venimos de muchos recortes durante la crisis, la inmensa mayoría tenemos jornadas reducidas“, advierte en conversación telefónica. A día de hoy, afirma, “no nos consta que las empresas estén reforzando las plantillas en los colegios concertados”.

La labor de María Jesús Pérez y la de sus compañeras no es baladí: desinfección de todo el colegio, limpieza exhaustiva de las aulas, los azulejos, el material. “Eso lo hemos hecho siempre, pero ahora es mucho más a fondo”, detalla. Entrevé el inicio del curso escolar y no le salen las cuentas: “Haremos un sobreesfuerzo, pero seguimos teniendo la misma jornada, la distribución del trabajo es igual y la plantilla es la misma, no podemos hacer grandes cosas”. Los tiempos, lamenta, “son muy ajustados: si yo tengo que hacer quince aulas en cuatro horas, pero con una limpieza mucho más a fondo, ¿cómo lo voy a hacer?”, se pregunta.