Categorías
Entrevistas Historia trabajo

Cine y clase obrera: “La Sesenta”

Entrevista a Santiago Menconi, delegado de la Línea 60, sobre la cinta documental realizada por el colectivo de cine militante Silbando Bembas. «La película empezó a filmarse en 2015 al calor de una lucha que nosotros dimos entonces. De ese conflicto saqué un libro y Silbando Bembas ofreció empezar a filmar una película. Pero a los meses falleció David Ramallo, compañero mío, electricista, en la cabecera, y el guión se fue modificando y adaptando a las nuevas cosas que fueron sucediendo», relata Menconi. Por Mario Hernández.

M.H.: ¿De qué trata esta crónica de una lucha obrera, esta película de Silbando Bembas sobre la Línea 60 que se estrenó el pasado 22 de julio? 

S.M: Es una película documental hecha por el colectivo de cine militante Silbando Bembas que refleja parte de la lucha de la Línea 60.

La película empezó a filmarse en 2015 al calor de una lucha que nosotros dimos entonces, donde habíamos empezado con un no cobro de boletos que terminó con un lockout.

De ese conflicto saqué un libro (Sesentazo, crónicas de un lock out) que se publicó al año siguiente y ahí lxs compañeros de Silbando Bembas ofrecieron empezar a filmar una película con el guión de ese libro. Pero a los meses falleció David Ramallo, compañero mío, electricista, en la cabecera, y el guión se fue modificando y adaptando a las nuevas cosas que fueron sucediendo.

M.H: Tengo entendido que los compañeros de Silbando Bembas estuvieron varios años registrando la crónica de su lucha. ¿Cómo fue la producción y el desarrollo? 

S.M: Sí. A lxs compañeros de Silbando Bembas los conocimos en esta huelga que yo mencionaba recién del 2015, que peleábamos en aquel entonces por el reconocimiento del Cuerpo de delegados y contra 52 despidos que había impuesto el grupo Dota.

Lxs compañeros de Silbando Bembas vinieron a filmar la lucha, nos dieron una mano muy grande haciendo spots de difusión, cubrieron varios conflictos dándonos una mano con la prensa y cuando falleció David Ramallo nos acompañaron a las marchas en el inicio del espacio “Basta de asesinatos laborales”, en la marcha contra la reforma previsional en el Congreso donde fuimos reprimidos y también en la toma del palco de la CGT y en un montón de marchas.

El material audiovisual que tenían, además de ser muy bueno, porque tienen un ojo estético bastante lindo, era muy rico desde lo político.

M.H: Comentanos sobre el caso de David Ramallo. 

S.M: David Ramallo era compañero mío del área de técnica, un electricista.

El 1° de septiembre de 2016 estábamos trabajando en una cabecera ya denunciada previamente porque no contaba con las habilitaciones correspondientes y en especial haciendo hincapié en un elevador que es un aparejo grande que levanta el colectivo para que se pueda trabajar debajo.

Nosotros habíamos denunciado que ese elevador no estaba habilitado, el encargado de servicio nos decía que si no trabajábamos ahí era porque éramos unos vagos. No sabemos por qué David esa mañana usó el elevador y el colectivo se desplomó y le causó la muerte a las pocas horas.

Nosotros entendimos que eso no había sido un accidente, sino que había una complicidad y empezamos una lucha por justicia hasta el día de hoy.

M.H: ¿En qué estado está esta lucha? 

S.M: La lucha se divide en dos. Por un lado, la agrupación Basta de Asesinatos Laborales que es un frente intersindical con familiares de trabajadores fallecidos en sus puestos laborales y, por otro lado, lo más jurídico.

En agosto, el fiscal de la causa pidió el desprocesamiento de los imputados en el hecho y nosotros hicimos una movilización, hicimos un pedido para que se tomen en cuenta las pericias propias, las declaraciones testimoniales de compañeros que no habían podido declarar. Nos dieron lugar a eso y ahora estamos a la espera que termine esta nueva etapa de declaración de testimoniales.

M.H: Escribiste Sesentazo, crónicas de un lockout. ¿Qué podemos encontrar en ese libro? 

S.M: El libro es una crónica día por día de la huelga que tuvimos en el 2015. Está narrada en primera persona y cuenta los hechos. Lo escribí al calor de la pelea. Tenía una suerte de bitácora que después engrosé con los testimonios de muchos compañeros que estuvieron en situaciones que yo no estuve y también intercambiando puntos de vista que no coincidían. Es un testimonio de la lucha y de la organización obrera en primera persona.

M.H: ¿Cómo podemos acceder a esa película que nos acerca a la clase obrera y al cine? 

S.M: Se estrenó en el cine Gaumont, en el barrio de Congreso. Y también se puede ver de manera on line entrando a la página cine.ar; hay que registrarse y el valor es de $ 90, pero en las próximas semanas se va a poder acceder de manera gratuita.

«Es importante que las y los trabajadores tomemos nuestra historia en las manos: salgamos a escribirla y a hacer películas»

La huelga histórica que llevaron adelante los trabajadores de la Línea 60 en 2015 fue una larga lucha de 42 días, que incluyó represión, lock out patronal, 53 despidos y el cierre de una cabecera con trabajadores encerrados adentro con un cordón policial. Sobre esa experiencia de lucha, que rescata el filme, Santiago reflexiona: «no fue una lucha más en la Línea 60, porque llegó al máximo de las fuerzas de organización dentro de la línea, por un lado, y por otro lado, porque toda la solidaridad que nosotros veníamos dando, y que nosotros veníamos acompañando durante muchos años, muchas luchas de otros sectores se vio condensada en esta huelga«.

En la misma línea, agrega: «no fue una lucha de la Línea 60. Nosotros en aquel entonces habíamos notado que, a diferencia de otras veces, que luchábamos contra la empresa y su patota, esta vez era la empresa, que es un monopolio que tiene más de 80 líneas de colectivos, más el sindicato que salía a hacer denuncias, jugando en los medios a favor de DOTA, y el Estado, que salía en los distintos medios a hacernos pelota y que no nos atendía en lo diferentes ministerios. Vimos que se había formado un frente entre la empresa, la burocracia del sindicato y el Estado. Y nosotros hicimos frente con otras organizaciones de trabajadores, de estudiantes… Así que me parece que es muy importante en ese sentido, la organización que logramos construir nosotros y la organización que logramos construir por afuera», destaca.

Por ANRed.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s