Categorías
Cine

Ken Loach: Sorry We Missed You, la precarización laboral en pantalla

  • La película es un retrato social sobre la precarización laboral y las falsas oportunidades que este sistema ofrece a los trabajadores, una vida de alienación dedicada al trabajo.
  • Ken Loach una vez más mostrando las penurias de la clase trabajadora y alzando la voz con toda la potencia de su cine.

La llamada gig economy es uno de los modelos de empleo más exitosos en la actualidad y supone la aplicación de un trabajo colaborativo en estrecho vínculo con las plataformas digitales. La idea es ofrecer un servicio de respuesta inmediata, abaratando costos y aprovechando al máximo la flexibilidad y la informalidad laboral facilitadas por las nuevas tecnologías. Al trabajar con freelancers, la empresa se ahorra prácticamente todos los gastos tributarios y fijos que podrían tener empleados registrados en planilla. Los resultados de este modelo aplicado a nivel global son una creciente «uberización» de las sociedades, con consecuencias visibles. Pero, lejos del encandilamiento general causado por la prontitud de los servicios y las facilidades que ofrecen las nuevas tecnologías, quizá nadie haya expuesto sus costados negativos con tanta claridad como lo hace aquí el maestro británico Ken Loach.

Fotograma de "Sorry we missed you", de Ken Loach

Un servicio de entrega de paquetes contrata a «autónomos» para hacer llegar sus encomiendas en tiempo y forma. Endeudado y luego de haber perdido buena parte de su patrimonio en la crisis de 2008, el protagonista, sin estudios, de mediana edad y cansado de haberse desempeñado durante décadas en toda clase de labores, decide tomar el rumbo del emprendedurismo personal y se une a la firma. Como se trata de un trabajo autónomo, debe invertir –con inmenso sacrificio para su familia– en la camioneta para las entregas, y la empresa se encarga de proporcionarle el trabajo y un imprescindible GPS que le es entregado en préstamo, con el aviso expreso de que, si se pierde o lo rompe, debe pagar una cuantiosa multa. El devenir de la trama demostrará que tal aparato, lejos de facilitar el trabajo, opera como un panóptico rastreador de su vehículo, que encadena al protagonista durante jornadas de 14 horas diarias, seis días a la semana. A la esposa del protagonista (interpretada por la excelente Debbie Honeywood) no le va mejor en extensos turnos cuidando a ancianos y personas con discapacidad. En una escena crucial, una mujer mayor le increpa, extrañada: «¿Qué pasó con la jornada de ocho horas?».

Loach tiene 85 años y filma cada día mejor. Luego de medio siglo tras las cámaras, había expresado públicamente en 2014 su retiro de la profesión, pero la llegada al gobierno de Boris Johnson parecería haberlo hecho cambiar de idea. Lo cierto es que el realismo social que con tantos altibajos transitó a lo largo de su carrera parece haber llegado a una cúspide de sutileza, emotividad y humanismo. Loach siempre fue un gran director de actores, un hábil narrador –principalmente en dupla con el guionista Paul Laverty– y un agudo observador de la realidad, pero ahora suena especialmente convincente escapando a las obviedades y las verdades absolutas. Tanto una discusión de fútbol con un cliente como el sermón de un policía en una comisaría están logrados con una naturalidad apabullante y, asimismo, presentan inesperados flancos de un conflicto que, de esta manera, se torna más vívido. 

Lejos de proponer un cúmulo de desgracias, Loach obsequia a sus personajes momentos de humor, de disfrute y alivio, que se viven como un oasis en un mar de contrariedades y permiten una conexión más empática con ellos. El patrón-villano, interpretado por Ross Brewster, no podría ser más detestable y reconocible, un ególatra incapacitado para pensar en los demás, un engranaje consciente de una maquinaria tan competitiva como deshumanizada.

El título en inglés Sorry We Missed You refiere al mensaje que dejan los repartidores cuando no encuentran al cliente en su domicilio, pero, asimismo, puede ser leído como referencia a los trabajadores precarizados, nuevamente olvidados, atomizados, abandonados a su suerte bajo esta nueva oleada de capitalismo salvaje.

Por Diego Faraone desde Montevideo, Uruguay.

Ficha Técnica:
Director: Ken Loach
Guión: Paul Laverty
Fotografía: Robbie Ryan
Música: George Fenton

Se puede ver en este link

«Necesitamos acabar con el trabajo precario»

La ya monumental obra ya de Loach (más de 50 títulos) puede resumirse en un intento de desculpabilizar a la clase obrera de la ansiedad, sufrimiento y estigmatización que padecen. No sois vosotros, es el sistema, les dice Loach. A veces, como su anterior Yo, Daniel Blake, sus personajes encuentran cierto consuelo, pero Sorry we missed you es una de sus películas más implacables.

“Necesitamos gobiernos que intervengan, seguramente con políticas fiscales”, apunta como una urgencia. “Si protegemos a los minoristas, podemos empezar a rehacer los centros de las ciudades. Y necesitamos derechos sindicales para acabar con este trabajo precario, que haya 35 horas semanales y no 14 diarias”.

Pese a la amargura, Loach nunca baja la cabeza. En San Sebastián se adhirió rápidamente a la huelga de trabajadoras de residencias. Cree firmemente en el activismo. «Puede que haya gente que diga que no está interesada en la política, pero si le preguntas si le importa el seguro médico, o si le preocupa que su hija tenga trabajo o tenga que irse del país como muchos jóvenes españoles, seguro que esas cosas le interesan”, explica.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s