Categorías
Actualidad

La subida del salario mínimo queda enterrada por el aumento de los precios

La subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) de 15 euros supone una pérdida de poder adquisitivo para un millón y medio de trabajadores. Los grandes sindicatos auguran una nueva subida a principio de año.

Quince euros, de 950 a 965, es lo que subirá el Salario Mínimo Interprofesional (SMI) tras el Consejo de Ministros de este 28 de septiembre. Una subida que no ha gustado a la patronal ni a los sindicatos críticos: el incremento del SMI en un 1,6% no compensa una inflación que ya supera el 3% y supondrá una pérdida de poder adquisitivo para el millón y medio de trabajadores que cobran el SMI, aquellos que no están cubiertos por un convenio colectivo. El pacto firmado a última hora del jueves 16 de septiembre no contó, por primera vez en la legislatura, con el beneplácito de la CEOE y supone, tras el enfrentamiento con la patronal eléctrica, un nuevo golpe a la política de acuerdos entre grandes sindicatos, patronal y Gobierno que había defendido hasta ahora el ejecutivo de Pedro Sánchez. 

Los defensores del acuerdo, en especial Unidas Podemos y los grandes sindicatos, destacan que el salario mínimo ha crecido 219 euros desde 2018, una cifra que contrasta con la subida acumulada de 79 euros en las dos legislaturas de Mariano Rajoy. “Obviamente hubiéramos querido que el salario mínimo subiera más, pero por lo menos el proceso no se detiene. Lo esperable es que haya una subida significativa en cuatro meses”, explica a El Salto el director del Gabinete Económico de Comisiones Obreras, Carlos Martín Urriza.

Los grandes sindicatos han aceptado la subida del salario mínimo, que llevaba congelado desde inicio de año, sin mucho entusiasmo y solo por el compromiso del Gobierno de terminar la legislatura con un SMI equivalente al 60% del salario medio, tal como recomienda la Carta Social Europea, de obligado cumplimiento. Para conseguir este objetivo, en dos años el salario mínimo debería alcanzar los 1.060 euros, es decir, 95 euros más que ahora.

Con la patronal fuera de la negociación, el Gobierno consiguió en el último momento incluir a los grandes sindicatos en el acuerdo. Ya antes del verano, las dos centrales amenazaban con dinamitar el diálogo social si no se subía el salario mínimo, una medida que ya había sido aplazada por las presiones de la vicepresidencia económica. “Hace unos meses nos decía [Nadia Calviño] que en función de cómo fuera la economía se replantearía la subida del salario mínimo y la economía va como un tiro”, afirmaba el secretario general de UGT, Pepe Álvarez. 

“Hubiéramos querido que el SMI subiera más, pero por lo menos el proceso no se detiene. Lo esperable es que haya una subida significativa en cuatro meses”, explica el director del Gabinete Económico de CC OO, Carlos Martín Urriza

Desde el sindicato CGT califican de “insuficiente” una subida del salario mínimo que “llega tarde” y que “ni siquiera compensa el encarecimiento del coste de la vida”. Mientras el SMI crece un 1,6% a partir de septiembre, la variación anual del IPC alcanzó en agosto el 3,3%. Solo en el último mes, el coste de la vida creció en un 0,5% y la inflación acumulada desde enero de 2021 ya supera el 2,2%, enterrando la previsión de 0,9% del Gobierno. 

La inflación, en buena medida derivada de la espiral alcista de la electricidad, afecta mucho más a las rentas bajas, explica el economista de CC OO. El encarecimiento de los productos básicos, como los huevos, el pescado o la fruta —cuyos precios crecieron entre el 2% y el 5%— supone un golpe mayor para los trabajadores que cobran el SMI. Mucho más afecta el encarecimiento del combustible —que creció el 20% en un año— o del recibo de la luz —que llegó a suponer 38 euros más que en 2020, según Facua. La diferencia puede suponer llegar o no a final de mes. A espera de futuras subidas, el millón y medio de personas que cobran el SMI serán este año un poco más pobres. 

Sin embargo, cuenta el economista Martín Urriza a El Salto, “la pérdida puntual de poder adquisitivo experimentaría una recuperación considerable si en cuatro meses el salario mínimo se sitúa en torno a 1.000 euros”. 

Desde el sindicato CGT califican de “insuficiente” una subida del salario mínimo que “llega tarde” y que “ni siquiera compensa el encarecimiento del coste de la vida”

El director del Gabinete Económico de CC OO sitúa la responsabilidad de que no se haya producido un aumento mayor en las pugnas internas del Ejecutivo. “Se ha ganado una batalla importante dentro del Gobierno de coalición, frente a una parte que pretendía retrasar al máximo la subida del SMI. Hemos conseguido que ni siquiera este año se detenga el proceso de convergencia”, dice Martín Urriza en relación al objetivo de que el SMI alcance el 60% del salario medio.

Para CGT el acuerdo de llegar al objetivo de los 1.060 no está garantizado y califica de “gesto bastante preocupante” el hecho de que el Gobierno “ni siquiera haya dejado plasmado en el acuerdo cuándo alcanzaremos esa cantidad mínima”. El sindicato ELA, mayoritario en el País Vasco, señalaba la principal enseñanza de este episodio: “Una vez más se demuestra que el diálogo social y los sindicatos que forman parte de él no sirven para mejorar realmente las condiciones materiales de la clase trabajadora”. Desde EH Bildu, la portavoz Mertxe Aizpurua defendía que la experiencia del SMI había servido para terminar de una vez con “la excusa del diálogo social”. Si se había podido sacar adelante una subida del SMI sin la CEOE, también se puede encarar la nueva Ley de Vivienda, el fin de la Ley Mordaza o la reforma de la reforma laboral sin contar con la patronal. “Se acabaron las medias tintas”, ha afirmado.

“Cambios cosméticos”

La decisión del Gobierno, vigente de forma retroactiva desde el 1 de septiembre de 2021, llega en un momento en el que las condiciones laborales “se siguen depauperando”, afirma la CGT. Aunque el SMI fija la cuantía mínima que puede recibir un trabajo por una jornada de 40 horas, existen “datos preocupantes” sobre miles y miles de personas que cobran por debajo de ese límite, “personas a las que les es imposible salir de la temporalidad o conseguir empleos a jornada completa” o situaciones como las pensiones de viudedad en las que se reciben cantidades muy inferiores al SMI. Unas situaciones en las que las mujeres son el colectivo más castigado, señalan desde este sindicato anarcosindicalista.

Aunque la economía “vaya como un tiro”, como defiende el secretario general de UGT y el Gobierno, hay elementos de preocupación, según denuncia CGT. Solo en julio, se produjeron 58 inaplicaciones o descuelgues de convenios colectivos, un 48,7% más que la cifra registrada en el mismo mes del año pasado, y los dos grandes sindicatos “siguen alcanzando acuerdos de convenio colectivo con subidas salariales por debajo del IPC” e incluso por debajo del Acuerdo Estatal de Negociación Colectiva.

Frente a una subida salarial media pactada en los convenios de 1,5%, una inflación que supera el 3% vuelve a suponer una pérdida de poder adquisitivo para el conjunto de los trabajadores. También para los empleados públicos cuya subida salarial de 0,9% quedará muy por debajo de la inflación real que se prevé para 2021. Es la primera vez desde 2013 que sucede. En los últimos ocho años los funcionarios habían ganado un 5,14% de poder de compra. Desde los sindicatos mayoritarios en la función pública han llamado a una mesa de negociación previa al tramite de los presupuestos.

Este aumento del SMI, recuerda Carretero, se produce después de diversas resoluciones del Comité Europeo de Derechos Sociales en los que se acusó a España de estar violando la Carta Social Europea dado que “el salario mínimo no garantiza un nivel de vida decente”

La salida de la crisis del covid-19 no está clara todavía: el número de personas inmersas en procesos de despidos colectivos se disparó en un 55,4% hasta junio de 2021, sobre todo entre las personas dedicadas al comercio o la construcción, y nueve de cada diez nuevos contratos han sido temporales. “Lejos de acabar con la temporalidad, esta se ha incrementado de forma aún más galopante”, señalan desde CGT. La duración media de los contratos firmados en julio ha sido de 53,19 días, según datos del SEPE. “Estamos frente a un escenario más que preocupante. Un escenario que no presentará ninguna mejoría hasta que no se tomen medidas reales, medidas efectivas, medidas que no supongan solo cambios cosméticos”, critican.

Ver publicación completa en https://www.elsaltodiario.com/precariedad/salario-minimo-interprofesional-ccoo-ugt-gobierno-coalicion-patronal-reforma-laboral-smi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s