Categorías
Internacional

Miles se movilizaron en Francia contra los despidos y la precarización

Miles de manifestantes salieron este jueves a las calles de Francia por el empleo, contra la precariedad pero también contra la ofensiva del gobierno. En París, la movilización de refinadores de Grandpuits, Sanofi e Infrapôle Paris Nord planteó la cuestión del plan de lucha frente a la crisis.

Este jueves, miles de manifestantes salieron a las calles de Francia a la convocatoria de la intersindical CGT – FSU – Solidaires – UNEF – UNL por una jornada de movilización interprofesional nacional. Al menos 20.000 personas se manifestaron en París, 3.000 en Marsella, 3.000 en Toulouse, 2.500 en Nantes, 3.000 en Lyon, 1.200 en Saint-Etienne, 1.500 en Rennes según los organizadores. Una movilización en torno a demandas vinculadas al empleo, a la denuncia de la precariedad pero también contra la ofensiva liberticida del gobierno.

En París, entre la Plaza de la República y Estación Nación, marcharon los sindicatos departamentales, así como diversos sectores movilizados como los electricistas de la CGT Energía, los trabajadores culturales, los trabajadores sociales del PJJ, la educación nacional, pero también TUI France, que había organizado el 23 de enero una primera manifestación contra los despidos. Los jóvenes, cuya precariedad acelerada por la crisis se dio a conocer recientemente a través de varios suicidios y un mayor recurso a la ayuda alimentaria, también estuvieron presentes en una procesión dinámica de alrededor de un centenar de estudiantes.

Mientras Philippe Martínez (secretario general de la CGT) marchaba al frente de la manifestación detrás de una pancarta “trabajos, sueldos, jornada, pensiones … relancemos lo social”, el centro neurálgico de la marcha estuvo ayer a unas decenas de metros de distancia. En efecto, si bien la movilización parisina fue relativamente rutinaria, estuvo marcada por la presencia del fondo de lucha impulsado por los refinadores de Grandpuits. Equipados con sus famosos barriles, los trabajadores que llevan un mes luchando por la defensa del empleo han hecho ruido y aportaron mucha frescura y combatividad a la manifestación parisina.

Para la ocasión, dos sectores en lucha estaban a su lado. Por la mañana, durante el “juicio Sanofi”, acción simbólica organizada por la CGT Sanofi para denunciar el plan de despidos previsto por el gigante farmacéutico, los trabajadores de la investigación marcharon junto a los refinadores que habían acudido a apoyarles frente a la sede de su empresa. “Hay una manifestación interempresarial que pone de manifiesto todas estas empresas en las que se están produciendo despidos, así que para nosotros fue simbólico que los Grandpuits se unieran a nosotros”, explicó Jean-Louis Peyren, de CGT Sanofi. También estuvieron presentes los huelguistas de la SNCF Infrapôle SNCF de Paris Nord. Estos últimos, encargados del mantenimiento de las vías, llevan 18 días de lucha por sus condiciones de trabajo. “Somos trabajadores en la sombra, hemos venido a hacernos visibles”, explicó Jérôme, jefe de brigada y huelguista.

Para los refinadores de Grandpuits, esta iniciativa fue fundamental. “Era importante manifestarnos con ellos porque nuestra estrategia es el paro, es modificar la relación de fuerzas. Por eso queríamos organizar una procesión con las empresas en lucha” explicó Adrien Cornet de CGT Grandpuits en vivo desde el evento. También respondió el apoyo de refinadores, como los estudiantes de diseño de ENSCI, quienes acudieron equipados con letreros, carteles y cajas de huelga hechos para la ocasión.

A su llegada a Estación Nación, la columna fue recibida con un amplio aplauso antes de realizar un recorrido por la plaza y conversar para intercambiar entre los huelguistas. En esta ocasión, Anasse Kazib intervino en particular para exigir la unión de todos los sectores en lucha, pero también para plantear la necesidad de ir más allá en esta dirección. “Esta procesión tiene un sentido, ser una columna de inter-luchas de empresas contra la rotura de nuestra herramienta de trabajo, contra la rotura de puestos de trabajo y por el respeto y la dignidad” comenzó recordando el trabajador ferroviario antes de señalar: El problema no es solo el de llenar la heladera, el problema es el de toda nuestra clase social que está siendo atacada. Cuando los Grandpuits, el Sanofi, el Infrapôle SNCF levantan la cabeza, da fuerza a todos los trabajadores que esperan una chispa para que estalle. En algún momento, los que tenemos el número tendremos que empezar a organizarnos y coordinarnos”.

En este sentido, si varias decenas de miles de personas se manifestaron por toda Francia, queda sin resolver la cuestión del plan de lucha para empezar a organizar realmente la bronca que existe ante la crisis y darle perspectivas. Y el anuncio de nuevas jornadas aisladas no puede reemplazar una respuesta a los trabajadores en lucha, o enfrentados a los ataques de los empresarios y el gobierno. En este sentido, la manifestación también permitió desafiar a la dirección sindical. “Desde el 4 de enero estamos muriendo en huelga y todavía no tenemos estrategia. Entonces decimos: ¡dirigentes sindicales, escuchen! Necesitamos una estrategia: coordinar las diferentes ramas, ¡vayamos huelga! Y eso pasa por un llamado claro y preciso para poner a los trabajadores en huelga siempre que sea posible”, explicó Adrien Cornet de CGT Grandpuits en la manifestación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s