Categorías
Internacional

La otra Pandemia: Una gran ola de precariedad laboral en el Reino Unido, entre el conflicto y la huelga

Miles de trabajadores han visto gravemente desmejoradas sus condiciones laborales debido al avance de la pandemia y en varios sectores se están preparando huelgas.

«La necesidad nunca hizo buenos negocios». Esta frase del estadista y científico estadounidense Benjamín Franklin ilustra a la perfección la disyuntiva en la que se encuentran miles de trabajadores británicos, los cuales en los últimos meses han debido aceptar recortes en sus condiciones laborales bajo la amenaza de perder sus empleos debido a la aguda recesión económica que vive el Reino Unido como consecuencia de la pandemia del covid-19. Cientos de empresas, de todos los tamaños y de todos los sectores, han propuesto a sus empleados bajadas de salarios, reducciones de beneficios (vacaciones o bonos) y otros ajustes a cambio de mantenerlos en sus puestos y no lanzarlos a las filas del creciente paro. La Oficina Nacional de Estadísticas ha informado que la tasa de desempleo entre junio y septiembre llegó a 4,8 %, lo cual equivale a 1,7 millones de personas. Sin embargo, el Banco de Inglaterra cree que llegará hasta 7,7 % a mediados del 2021.

No obstante, hay otras firmas que han ido más allá y han despedido a buena parte de su plantilla y luego le han ofrecido a parte de ella regresar, pero en peores condiciones. El caso más emblemático ha sido el de la aerolínea British Airways, que junto a Iberia y Vueling forma parte del grupo IAG, la cual en abril pasado anunció que prescindiría de 12.000 de sus 42.000 empleados, aunque semanas después reveló que a una parte de los afectados les ofrecería la posibilidad de recuperar sus puestos, pero con unos ingresos hasta un 70 % inferiores. La práctica fue emulada por el fabricante de coches y motores de aviones Rolls Royce, que anunció en junio que haría lo mismo con la mitad de los 1.400 trabajadores que tenía en su planta en la localidad escocesa de Inchinnan. La compañía de gas Centrica, propiedad de British Gas, hizo lo propio días después con 20.000 de sus 27.000 empleados.

La práctica de despedir y luego recontratar en peores condiciones ha sido muy cuestionada por los sindicatos y la oposición laborista y nacionalista escocesa. «Nadie duda que el covid-19 ha impactado en distintos sectores de la economía, pero la mejor manera de lidiar con ello es haciendo un esfuerzo colectivo y no como está haciendo British Airways. Esto es inmoral y debería ser ilegal», escribió el diputado nacionalista escocés Gavin Newlands, quien en junio presentó un proyecto de ley para ilegalizar el cuestionado método. Pero mientras en el Parlamento se debate el asunto, otras compañías han continuado con la práctica y por ello los sindicatos ya preparan acciones de protesta. Así los días 1, 14, 17 y 18 de diciembre los trabajadores de Heathrow, el principal aeropuerto londinense, irán a la huelga en rechazo a los planes de la administradora de la terminal de forzar a 4.000 de sus colegas a aceptar nuevos contratos, con salarios un 20 % inferiores, so pena de echarlos. «El aeropuerto está usando la pandemia como cortina de humo para desmejorar a los trabajadores permanentemente», denunció el sindicalista Wayne King, mientras que desde la administración de Heathrow alegaron que la medida era necesaria por la caída del tráfico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s