Categorías
Actualidad

Sindicato Amarillo versus Sindicato de Empresa

Se conoce como sindicato amarillo a aquellos sindicatos que, siendo creados o controlados por los empleadores, responden a los intereses de estos antes que a los de los trabajadores. También se ha aplicado a sindicatos reformistas que rechazan las acciones coactivas y contemporizan con el sistema político-económico en lugar de tener una actitud combativa. A veces se llama verticales a los sindicatos amarillos, aunque el concepto se suele reservar para otros tipos de organizaciones.

La formación de sindicatos amarillos está expresamente prohibida por la Organización Internacional del Trabajo, en uno de los principales convenios de la Organización Internacional del Trabajo, el Convenio 98 sobre Derecho de Sindicación y Negociación Colectiva.

El Sindicato Independiente se ofrece a los patronos para presentar a las elecciones a delegados sindicales a candidatos afines a la empresa El secretario general del Sindicato Independiente afirma que se trata de un método “legal” que pretende garantizar la “libertad sindical” ante unos comités de empresa “adversos” formados principalmente por CCOO y UGT.

Dirigir una carta al director/gerente de una empresa, explicarle que hay elecciones sindicales y que como puede haber trabajadores interesados en presentarse como independientes, puede darles la hoja de este sindicato y que lo hagan bajo sus siglas.

Así de simple es la colaboración empresarial que pide el secretario del Sindicato Independiente (SI), Fermín Palacios, para ayudar a crecer a este sindicato ‘proempresa’ (lo que se conoce como sindicato amarillo) en las elecciones para elegir a los delegados sindicales, una pieza clave en la negociación colectiva.

El SI, que se autoproclama como tercer sindicato del sector privado tras CCOO y UGT, dice tener 1.200 delegados y busca la colaboración de las direcciones empresariales “para alcanzar los 4.000 delegados y la condición de más representativo”.

Palacios, en una carta genérica y sin especificar nombres concretos, se dirige al “Sr. Director” de la compañía, recordando que para las elecciones se debe constituir una mesa electoral. A partir de aquí lanza la propuesta para que dicho “director” atraiga a las filas del SI a trabajadores “independientes”.

En la misiva explica: “Como quiera que podríamos encontrarnos con la eventualidad de que hubiera trabajadores no afiliados entre el personal de la plantilla de la empresa dispuestos a presentarse como candidatos independientes en opciones distintas a UGT o CCOO, le ruego de traslado de la Hoja de Candidatura que se adjunta para poder hacerlo”.

A continuación añade que solo se necesita cumplimentar la hoja, presentarla el día de las elecciones sin necesidad de más firmas y así serán “legítimos representantes del Sindicato Independiente”.

El SI se presenta a la dirección de las empresas como un sindicato apolítico porque “nos negamos a mezclar lo laboral con lo político. Somos reformistas y el diálogo y la razón nuestras formas de practicar la acción sindical diaria”, explica Palacions.

El secretario general del Sindicato Independiente, Fermín Palacios, defiende el procedimiento del envío de cartas a la dirección de las empresas porque lo que se pretende es que su hoja llegue al tablón de anuncios de cada empresa y así garantizar en la mayor medida posible la “libertad sindical”. Además, apunta que es una forma de que los trabajadores independientes “no tengan que complicarse la vida” para concurrir a las elecciones.

Palacios asegura que esta es una práctica que realizan desde el año 1982 y que es común en otros sindicatos. Asegura que sus cartas han sido copiadas de forma “vergonzante” y llega a señalar al sindicato CSIF: “Nos ha copiado hasta párrafos textuales”.

Utilización de los propios sindicatos para aislar a los sindicalistas: sindicatos pro-empresa

En algunas ocasiones, la empresa utiliza determinados sindicatos para aislar a aquellos sindicalistas que intentan organizarse contra las condiciones que esta impone. En este sentido, en España es habitual que las empresas utilicen las siglas de un sindicato de clase para presentar candidaturas pro-empresa –normalmente formadas por cargos intermedios- que en el comité puedan representar sus intereses.

Los sindicatos amarillos y de derechas CSIF, Fasga, Fetico, tambien el Sindicato Independiente…, han iniciado una nueva campaña en beneficio de los empresarios solicitando a sus delegados sindicales la “moderación” en las peticiones salariales a la hora de negociar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s