Categorías
Internacional

La batalla por la sindicalización de Starbucks continúa ganando impulso

La ola de sindicalización de Starbucks continúa a medida que más trabajadores luchan por sindicalizarse.

Después de que los trabajadores de un Starbucks en Buffalo, Nueva York, sindicalizaron con éxito la primera tienda Starbucks en los Estados Unidos en diciembre, la organización en el gigante del café ha cobrado impulso a medida que más y más tiendas buscan sindicalizarse. Para enero, otra tienda se sindicalizó con éxito, y otras solicitaron votos. Hasta el 11 de febrero, 78 tiendas en 23 estados han presentado peticiones ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales (NLRB) para realizar votaciones de sindicalización, luego de que la gerencia se negara a reconocer al sindicato. Las demandas de los trabajadores incluyen mejores salarios, condiciones de trabajo y medidas de seguridad adecuadas de Covid.

Starbucks ha respondido reprimiendo sindicatos. La semana pasada en una ubicación de Memphis, siete trabajadores clave para el esfuerzo de organización sindical fueron despedidos por presuntamente violar las políticas de “seguridad y protección”. Las protestas se llevaron a cabo en ese lugar al día siguiente. Otras tácticas antisindicales incluyen vigilar a los trabajadores, obligar a los trabajadores a asistir a reuniones en las que los ejecutivos intentan disuadirlos de organizarse e incluso cerrar temporalmente las tiendas.

Starbucks se califica a sí mismo como progresista, comprometiéndose a lograr un «café verde» como ejemplo, pero una apariencia progresista no los convierte en amigos de los trabajadores. Un trabajador de un Starbucks en Long Island, Nueva York, elabora sobre esto: “Nos llaman ‘socios’ y crean una imagen de que se preocupan por nosotros y que tenemos voz y podemos hablar sobre nuestras preocupaciones. Pero cada vez que he planteado una inquietud, me han ignorado o vilipendiado”.

Los políticos del Partido Demócrata han hablado de boquilla sobre sindicalizar a los trabajadores de Starbucks a través de tuits, visitando lugares que luchan por sindicalizarse e incluso firmando una carta de «solidaridad» con los trabajadores. Pero las palabras de apoyo no hacen nada tangible para ayudar a los trabajadores en su lucha contra los patrones. Los demócratas muestran persistentemente que no son amigos de los trabajadores.

Un movimiento de base será, el de sindicalizar a los trabajadores de esta empresa. Pueden ser un gran ejemplo de cómo construir un movimiento de la clase trabajadora que no esté en deuda con ningún falso “amigo”, sino que esté autoorganizado para luchar.

Por Molly Rosenzweig de Left Voice.

Traducción Sindicalismo.org