Categorías
Salud trabajo

Las jornadas laborales excesivas causan enfermedades y muerte

  • Un informe de la OMS y la OIT atribuye a las largas jornadas laborales 745.194 muertes en todo el mundo

Según este estudio, que toma como referencia el año 2016 y que puedes ver aquí, la exposición a largas jornadas laborales, en torno a las 55 horas semanales, no solo es algo frecuente, sino que aumenta la mortalidad por enfermedades como la cardiopatía isquémica y los accidentes cerebrovasculares.

Los datos señalan que 488 millones de personas, un 8,9% de la población mundial, estuvieron expuestas a jornadas excesivas en 2016, cifra que ha ido aumentando paulatinamente un punto desde el año 2000. Los datos indican que las cardiopatías isquémicas y los accidentes cerebrovasculares atribuidos a estas largas jornadas causaron 745.194 muertes y restaron 23,3 millones de años en global a las personas. Los porcentajes de muertes ascienden al 3,7% por cardiopatía isquémica y al 6,9% por accidente cerebrovascular.

El proceso hasta padecer estas enfermedades llega sin que, en muchos casos, los propios trabajadores y trabajadoras sean conscientes de ello. Así, el informe cita dos vías principales. Por un lado, a través de respuestas biológicas al estrés psicosocial: la liberación de hormonas del estrés excesivas debido al trabajo prolongado puede desencadenar desregulaciones funcionales en el sistema cardiovascular y lesiones estructurales. Y, por otro, a través de respuestas conductuales al estrés, que son factores de riesgo cardiovascular establecidos: el consumo de tabaco, el consumo nocivo de alcohol, una dieta poco saludable, la inactividad física y la alteración del sueño resultante.

«Después de que el tiempo de trabajo promedio disminuyera constantemente durante la segunda mitad del siglo XX en la mayoría de los países, esta tendencia general a la baja cesó e incluso comenzó a revertirse en algunos países durante el siglo XXI. A medida que las nuevas tecnologías de la información y la comunicación revolucionan el trabajo, se prevé que el tiempo laboral aumente aún más para algunas industrias», denuncia el informe. Sin duda, el aumento de productividad gracias a la tecnología debería estar revirtiendo en mejores salarios o menor cantidad de horas trabajadas, y, paradójicamente, no está ocurriendo ni lo uno ni lo otro.

El Plan España 2050 también incide en la necesidad de reducir la jornada laboral. “A pesar de los muchos avances registrados desde 1980, España sigue teniendo hoy un nivel de productividad considerablemente inferior al de sus vecinos europeos. Esto significa que somos capaces de generar menos riqueza y oportunidades que otros países de nuestro entorno, algo que está comprometiendo el desarrollo de todo el país y que explica los menores salarios, las jornadas laborales más largas y la baja competitividad de muchas de nuestras empresas”, dice el documento resumen del plan.