Categorías
Internacional

‘Todo ha subido. Mis salarios no’. Trabajadores de supermercados votan sobre una posible huelga en San Diego

Los trabajadores de Vons, Ralphs y Albertsons se reúnen esta semana para votar. No ha habido una huelga desde 2003.

Los trabajadores de las tiendas de comestibles de San Diego y el sur de California votarán esta semana si autorizan una huelga contra Ralphs, Albertsons, Vons y Pavilions, en un intento por conseguir mayores salarios.

Por lo que comentaron el miércoles en su local sindical de Mission Valley, las cosas no pintan bien para las cadenas de supermercados.

Algunos trabajadores, como Kacey Rigby, veterana de Ralphs desde hace 15 años, dicen que los salarios no están a la altura del aumento de los precios. Rigby alquila un departamento en El Cajón por 1200 dólares al mes y a menudo le preocupa no tener suficiente dinero para mantener un techo sobre su cabeza.

“Me da miedo. No debería sentirme así», dijo Rigby, de 36 años, que trabaja como coordinadora de escaneo. Votó a favor de la huelga el miércoles —junto con todos los demás trabajadores con los que habló The San Diego Union-Tribune— en la sede del sindicato.

Los trabajadores del sindicato United Food and Commercial Workers de todo el sur de California votaron durante los tres primeros días de esta semana, pero no será hasta el lunes cuando se anuncie el resultado. Si se autoriza una huelga, no significa que los trabajadores se retiren inmediatamente, solo les da la oportunidad de hacerlo si deciden que las negociaciones no van bien. Los miembros del sindicato votaron por última vez para autorizar una huelga a finales de junio de 2019 y aprobaron un contrato —sin huelga— unos dos meses después.

Los miembros del sindicato de tiendas de comestibles revisan sus papeletas antes de emitir su voto.

En busca de una mayor remuneración, la dirección del sindicato dijo que había decidido autorizar una votación sobre la huelga después de que se estancaran las negociaciones contractuales con Ralphs, una división de Kroger, y Albertsons, que también es propietaria de Vons y Pavilions. El Local 135 representa a 13 mil trabajadores de 70 tiendas en los condados de San Diego e Imperial. Los trabajadores de los supermercados llevan sin contrato desde el 6 de marzo.

Esta posible huelga es mucho más grande que San Diego, ya que más de 47 mil trabajadores representados por la UFCW en 500 tiendas votan al mismo tiempo. Al trabajar juntos, aumenta el poder de negociación de los sindicatos, dijo Todd Walters, presidente del Local 135 de la UFCW.

Los dirigentes del sindicato no quisieron decir lo que pedían, pero los trabajadores de Mission Valley dijeron que la propuesta ronda un aumento de 2 dólares por hora el primer año y 1.50 dólares más en el segundo y tercer año del contrato. Las cadenas de supermercados proponen un aumento de 60 centavos por hora para cada año del contrato.

“Los salarios que hay sobre la mesa son una bofetada”, dijo Tracy Rebello, una empleada de supermercado que lleva más de 30 años en Ralphs.

Rebello dijo que tiene un asiento de primera fila para la inflación, viendo como los precios de los alimentos suben en su tienda.

“Todo ha subido”, dijo. “Mis salarios no”.

Shawndra Miller, gerente de ventas de una tienda de comestibles Ralphs

Ralphs dijo que su oferta aumentaría los salarios en 141 millones de dólares en tres años. Dijeron que un cajero con cinco años de experiencia, que ahora gana una media de 22.50 dólares por hora, vería incrementado su salario por hora en 60 centavos anuales hasta 2024. Dijo que sus aumentos salariales significarían que la mayoría de sus trabajadores ganarían más de 50 mil dólares al año.

Walters dijo que a las cadenas de supermercados les fue bien durante los cierres por la COVID-19, ya que la gente se apresuró a abastecerse de víveres (y papel higiénico), así como a comer en casa mientras los restaurantes estaban cerrados. Incluso en el segundo año de la pandemia, como el verano pasado, las ventas de comestibles fueron un 17 por ciento más altas que en 2019, según un análisis de Bloomberg.

Los trabajadores de las tiendas de Albertsons y Ralphs, tras una negociación del sindicato, pudieron obtener 2 dólares más por hora desde mediados de marzo de 2020 hasta mediados de junio de 2020. La “paga de héroe” se suspendió, pero hubo esfuerzos por recuperarla en muchas comunidades.

El Ayuntamiento de Long Beach se involucró aprobando una ley en 2021 que habría exigido a las tiendas de comestibles el pago de 4 dólares adicionales por hora en concepto de “paga de riesgo” durante cuatro meses. Kroger, con sede en Cincinnati, cerró entonces dos tiendas de Long Beach, una Ralphs y otra Food 4 Less.

Elsie Lewis, de 58 años, encargada de noche en Albertsons, dijo que está dispuesta a ir a la huelga porque dudaba que las cadenas de supermercados estuvieran dispuestas a hacer una buena oferta.

“Las empresas son muy tercas”, dijo.

Los miembros del sindicato que llegaron primero se registraron para recibir su papeleta

Casi 60 mil trabajadores de las tiendas Albertsons, Vons, Pavilions y Ralphs abandonaron sus puestos de trabajo por última vez en 2003, en una acción laboral que duró cuatro meses, convirtiéndose en la mayor y más larga huelga de supermercados de la historia de Estados Unidos.

Muchas cosas han cambiado desde 2003. La proporción de tiendas de comestibles gestionadas por sindicatos se ha reducido al competir con las tiendas no sindicadas, Costco, Walmart y Trader Joe’s. Las tiendas sindicales también compiten con los servicios de entrega de comestibles, también no sindicalizados, de Amazon y Walmart Plus. Burt Flickinger, director gerente de la consultora de comercio minorista Strategic Resource Group, dijo que las cadenas perdieron cuota de mercado durante estos cuatro meses porque los clientes encontraron nuevos lugares donde comprar.

Desde la perspectiva de los trabajadores, también han cambiado muchas cosas: La inflación del condado de San Diego alcanzó en enero su punto más alto en 40 años: un 8.2 por ciento. Todo, desde la vivienda hasta la gasolina, cuesta mucho más que la última vez que el sindicato estuvo a punto de ir a la huelga.

En 2019, los trabajadores aprobaron un contrato que otorgaba aumentos salariales por hora de 1.55 a 1.65 dólares en los próximos tres años, según el puesto. Los trabajadores también obtuvieron 40 centavos adicionales por hora para la atención sanitaria y 45 centavos por hora para las pensiones durante los próximos tres años.

Ralphs dice que paga a los trabajadores un salario medio de 19 dólares por hora. Eso está por encima del salario medio de 16 dólares por hora para un trabajador de alimentación en California, según ZipRecruiter. Sin embargo, el sindicato y los analistas de tiendas de comestibles dicen que puede ser difícil calcular los promedios debido a la amplia gama de puestos y al tiempo que los trabajadores permanecen en la misma tienda, que suele ser más largo para los trabajadores del sindicato.

Esta huelga fue ligeramente diferente a la de años anteriores, ya que el sindicato acusó a las empresas de prácticas laborales injustas. Alegaron ante la Junta Nacional de Relaciones Laborales que hubo intimidación ilegal, incluida la grabación en video de los trabajadores en las concentraciones y cuando presentaban peticiones a los directivos. Las empresas dieron a los empleados una prima única de 100 dólares, que el sindicato calificó de “soborno” para influir en las negociaciones.

Por Phillip Molnar San Diego Union-Tribune